sábado, 12 de mayo de 2012

Eterno retorno

Dejé el Putumayo y no escribí más  sobre la oportunidad que me dio la vida de ver un mundo para mi desconocido, deje la tierrita con la idea de volver (me da la impresión que la teoría del eterno retorno en mí se hace evidente).

Volví a la locura de una capital que me desgarra, me trapa y me condena a pasear con vallenato ventia'o mientras voy de pie en bus que tomé a las 6h50 am pero del cual no me bajo sino casi hasta las 8h30.

Pero no todo es malo en la capital, ya tengo ganas de ir alugar cercanos y hacer caminatas y salir a correr  y a recorrer. Quiero ser turista y ver todo con ojos de admiración, o  desnudos sin prejuicios por Petro, Moreno o Garzón ( lo siento los otros no me tocaron a mí directamente).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pasando por aquí