martes, 2 de abril de 2013

Esas vainas lo atacan a uno cuando uno menos lo espera.

Nada.

Entre pecho y espalda la sensación de que poco le interesa hacer algo. Va dejar que todo siga así y se vaya por un caño.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pasando por aquí