martes, 23 de abril de 2013

No es una cuestión de personalidad, es de actitud...

Creo que en los últimos meses mi actitud frente a todo y sobre todo me ha ido carcomiendo un poco el alma. Debo confesar que me complicado más de lo que ya era, que pasó más tiempo sin reirme (no necesariamente de mal genio), más tiempo sola mordiendo ideas que no me hacen bien y no sé bien como es el mecanismo para sacudirse todo este malestar anímico. Lo que sucedió en diciembre no es tan grave para sentirme así, ya antes me había tocado uno que otro corazón partido.
Me siento cansada de estar sola y aterrorizada de que quizás esto sea permanente. Intento tener una mejor actitud todos los días pero no lo logro, no de manera permanente al menos.
Ya no estoy segura de que sea una tusa. Ya no estoy segura de nada

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pasando por aquí