viernes, 17 de mayo de 2013

De mensajes bonitos a mensajes bonitos

Me llegaron unas palabras simples llenas de cariño y amor que me envolvieron como su fueran unos brazos, y a pesar de la distancia te sentí, aquí.
Siempre parecemos estar en la locación equivocada, tú allá al norte, yo allá en el sur, luego yo allá al otro lado del charco, tú abajo en otro lugar, ahora yo aquí y tú en mi allá. No sé si es que los dos andamos solos, eso por supuesto no cambia el gran amor que nos tenemos pero si lo matiza de melancolía.
Me dio ganas de escribirte como cuando era cursi y botaba el corazón a pedazos sin pensar en ninguna consecuencia pero los años me han vuelto prevenida, gruñona y solitaria. No sé como ser cursi y si lo sé me da pena.
Tu mensaje me lleno de ganas de otro mensaje, uno que tú no me puedes enviar porque mi deseo sería que fuera otro el remitente, así mismo me dio ganas de escribirle a ese otro así, sin agüero, sin miedo que no corra más, que se deje caer, que caminemos juntos, que nos iría bien en ese caminar pero ya no hay oportunidad ni tiempo.
Lástima matizar tan bonito mensaje con las palabras para otro. Tú siempre serás el que eres para mí, unos cuentos, un pasado, un futuro un presente, mi amigo-novio-amigo, galletas y pasteles. Tú estarás en tu allá y yo en mi acá, seguimos estando a destiempo, en las locaciones equivocadas y como bien lo dijiste " No sé que clase de querer hacia vos pero te quiero".



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pasando por aquí