miércoles, 18 de diciembre de 2013

El mismo problema de siempre: Expectativas.

De verdad que uno trata de no tener ninguna. De poner esa varita en blanco y así dejar que todo sea ganancia, pero la verdad sea dicha eso no se logra y uno termina esperando.
Así fue como esperaba que se quedará más tiempo. Mi cabeza me decía que no era una cosa de largo aliento, mi corazón sabía que más que amor había cariño, pero yo quería que se quede.

Las expectativas joden, pero a mismo tiempo motivan.

Yo tenia ganas de un fin de año en pareja, un paseo, tenía mas ganas de andar tomados de las manos y salir a bailar sabiendo quel parejo existe.

Después del "fin" uno espera el GRAN GESTO: una llamada,  el ramo de flores, la invitacion a cenar, el grafitti alfrente de tu casa, el almuerzo sorpresa... la verdad, la llamada hubiese bastado. Bueno no, la llamada para decir "me haces falta,  comencemos de nuevo". Eso no pasa, eso no va llegar no on él en tal caso.

En este caso no me duele el alma por amor que ha partido, lo quiero pero no estoy enamorada, me duele mi ego y no se como manejarlo. Ha estas alturas ya debería.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pasando por aquí