viernes, 24 de enero de 2014

sin uñas, sin estomago, y con el corazón alborotado

Ya suficiente tenía  con esta ansiedad de gata herida.
para qué ahora este maldita de verdad.
Será que si dejo de pensarte, mejor si te grito de una un día y te saco la verdad a puños, me calmo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pasando por aquí