lunes, 3 de marzo de 2014

Es que si uno no la embarra a la entrada...

La cagué, iba bien y la cagué.

Lo más complicado es que estoy segura que la embarré y por otro lado quisiera haberla embarrado más.
Es que embarrado el dedo, pues hasta el codo.

Hoy podría perfectamente ser la bruja de la novela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pasando por aquí